La IA Generativa se ha convertido en una poderosa tecnología capaz de transformar todos los sectores y las industrias en estos últimos meses. Gracias a los avances y al potencial de esta tecnología, se está transformando nuestra forma de trabajar, de comunicarnos, de crear contenido, nuestros procesos y modelos de negocio. Como ya ha pasado cada vez que una tecnología tan disruptiva aparece en el mercado, la IA Generativa afectará a la economía mundial de diferentes maneras, impulsando el crecimiento económico y fomentando formas nuevas de trabajar.

Según un estudio reciente realizado por McKinsey, la IA Generativa está preparada para desatar la próxima gran ola de productividad. Estiman que esta tecnología podría añadir el equivalente a entre 2,6 y 4,4 billones de dólares de valor a la economía global de manera anual. Para ponerlo en perspectiva, el PIB total del Reino Unido en 2021 fue de 3,1 billones de dólares. Para sacar este dato analizaron 63 casos de uso, que van desde la creación de mensajes personalizados para clientes y la programación automática, hasta el diseño generativo entre otras cosas. Esto significa que el impacto de la inteligencia artificial aumentaría entre un 15% y un 40%. Si incluyéramos el impacto de la integración de la IA Generativa en el software que se utiliza para otras tareas más allá de los casos de uso analizados, esta estimación tendría que duplicarse.

Las cuatro áreas en las que más impactaría la IA Generativa son: operaciones de clientes, marketing y ventas, ingeniería de software e I+D.

Captura de pantalla del impacto en miles de millones de dólares previsto para la IA Generativa en los próximos años.

Fuente: McKinsey

Como mencionamos anteriormente, la IA Generativa está cambiando nuestras maneras de trabajar. Una de las principales oportunidades de esta tecnología es la automatización de tareas, que tiene como consecuencia directa el ahorro de tiempo de trabajo. Se estima que puede reducir este tiempo en hasta un 60% o 70%, lo que puede propiciar que se acelere el ritmo de transformación del entorno laboral. McKinsey calcula que según la situación actual, la mitad de las tareas laborales podrían estar automatizadas entre el año 2030 y el año 2060.

Esto tiene como consecuencia directa que los trabajadores deberán adaptarse a sus nuevas actividades, roles y rutinas. Será un proceso en el que habrá que acompañarles y proporcionarles las herramientas necesarias para llevarlo a cabo de la mejor forma posible. También llegarán nuevos trabajos con nuevas funciones, por lo que habrá que ofrecer formación para estos nuevos empleos. La IA generativa podría impulsar un crecimiento de la productividad laboral de entre el 0,1% y el 0,6% anual hasta 2040, dependiendo del ritmo de adopción de la tecnología y de la reasignación del tiempo de los trabajadores a otras actividades. Sin embargo, es de vital importancia gestionar estas transiciones para los trabajadores de manera orgánica y con una filosofía People Centric, la cual sitúa al individuo en el lugar más importante de la empresa apostando por una visión humanizada de la misma.

Todos los sectores se beneficiarán del impacto de la IA Generativa, pero hay 4 en las que se estima que podremos ver los mayores cambios: el sector bancario, las grandes tecnologías, el sector farmacéutico y el retail.

Riesgos y conclusiones

La IA Generativa tiene la capacidad de impactar de manera muy positiva en la economía global y de crear mucho valor (el informe de McKinsey estima que la IA Generativa tiene la capacidad de aumentar el PIB mundial en un 7%, una cifra muy elevada), sin embargo, no debemos olvidar los riesgos a los que nos exponemos al introducir en nuestras rutinas este tipo de tecnología. A la vez que puede ser un gran acelerador económico, existe la posibilidad de que sea más desestabilizadora que las generaciones predecesoras de inteligencia artificial. Esto se debe a que trabajan con el lenguaje, que es una de las habilidades más básicas del ser humano y un requisito fundamental en la mayor parte de actividades laborales. Al funcionar con modelos de lenguaje (LLM), es fácil que se tergiversen los mensajes, se causen daños a través de malentendidos, se pueda usar para herir sentimientos, crear conflictos, manipular, oscurecer la verdad e incluso incitar a la violencia.

Al ser una innovación tecnológica que se ha materializado de manera tan rápida, la excitación y la preocupación por integrarla se potencian a partes iguales. Debemos recordar que la llegada de la IA Generativa se produjo en el otoño de 2022 con ChatGPT.

La IA Generativa nos enfrenta a dilemas morales y legales (como a quién pertenecen los contenidos generados y los problemas de copyright) para los que debemos encontrar respuestas y soluciones de manera rápida si queremos hacer un uso transparente, legítimo y justo de esta tecnología. Actualmente nos encontramos al inicio de un viaje que nos llevará a entender el poder, el alcance y las capacidades de esta tecnología. Por eso es importante que invirtamos tiempo en conocer y comprender bien a la IA Generativa para poder obtener el máximo beneficio y predecir su impacto.

La era de la IA Generativa no ha hecho más que empezar. Los pronósticos son prometedores y los primeros proyectos piloto arrojan resultados convincentes. Sin embargo, no podemos olvidar que los beneficios tardarán en materializarse de manera plena y todavía, tanto los líderes empresariales como los ciudadanos tenemos que afrontar retos considerables.

 

Imagen: Unsplash | Marga Santoso

+ posts

Marketing Assistant at Keepler. "My work is oriented to the planning and organization of events. What I like the most about Keepler is to be able to work in an international environment and to learn from people from all over the world."

A %d blogueros les gusta esto:
This site is registered on wpml.org as a development site.