El cloud computing es el paradigma por el que muchas empresas están apostando y somos muchos profesionales los que queremos subirnos a este tren tan prometedor. Según algunos estudios, en el primer cuatrimestre de 2021 el mercado cloud aumentó un 35% hasta posicionarse en los 41.8 billones de dólares, lo que hace un gran momento para plantearnos orientar nuestra vida profesional hacia estas tecnologías. Al ser herramientas relativamente recientes, es posible que no contemos con experiencia en este ámbito y que, a primera vista, la transición a estas tecnologías pueda verse como un reto exigente debido al amplio catálogo de servicios disponibles. Como yo he sufrido también esa transformación y si tú lector, eres también principiante en el mundo cloud, aquí te dejo con algunos tips para que tu camino sea más llevadero:

1. Establecer el proveedor con el que vamos a trabajar (AWS, Google Cloud, Azure…)

Lo primero que deberemos saber es con qué proveedor de cloud vamos a trabajar, estudiar o centrar nuestros esfuerzos. Si de primeras no estás seguro con cuál hacerlo, creo que el siguiente gráfico te puede ayudar a decidir. Se trata de la distribución del mercado cloud entre los distintos proveedores disponibles, donde predominan AWS, Azure y Google Cloud, que se llevan el 61% del mercado. 

Link a la noticia

2. Relacionar las necesidades que tenemos actualmente con su correspondiente servicio en la nube

Por ejemplo, en mi caso, trabajaba en un proyecto implementando ingestas de datos tanto en tiempo real como en batch con un entorno Cloudera. El proveedor con el que iba a trabajar en mi nuevo proyecto era AWS, por lo que identifiqué qué servicios de Amazon cubrían esa necesidad.

Algunas preguntas que me hice fueron:

  • ¿Dónde puedo ejecutar procesos Spark?
  • ¿Qué servicio puedo utilizar para depositar ficheros CSV, JSON..?
  • ¿Qué servicio puedo utilizar para analizar datos en tiempo real?
  • ¿Hay algún servicio compatible con MongoDB en AWS?
  • Etc..

Según iba descubriéndolos, intentaba investigar las principales características de cada nuevo servicio. Además, muchos proveedores nos facilitan una “free tier” o capa gratuita en la que podemos probar sus herramientas sin ningún coste adicional, por lo que aproveché para familiarizarme con los entornos.

 

3. Conocer los servicios más utilizados del proveedor con el que vayamos a trabajar

Como hemos visto por ejemplo en el caso de AWS, hablamos de uno de los líderes del mercado cloud computing. Provee de infraestructura a empresas tan grandes como Facebook, Netflix, Linkedin, NASA, por lo que es habitual que diferentes soluciones tengan uno o varios componentes en común. Es importante conocer y familiarizarse con las herramientas que se utilizan con mayor frecuencia. Algunos de las más utilizadas en AWS son las siguientes:

  • Elastic Compute Cloud (EC2)
  • Relational Database Service (RDS)
  • Elastic Container Service (ECS)
  • ElastiCache
  • Simple Storage Service (S3)
  • Load Balancer
  • AWS Lambda
  • Amazon Virtual Private Cloud (VPC)

Enlaces de interés:

4- Las certificaciones nos impulsan en el mercado

A la hora de especializarnos en los entornos cloud, es recomendable la obtención de certificaciones oficiales para así acreditar que poseemos conocimientos sobre un proveedor en específico. A Cloud Guru, que es una plataforma de formación orientada a tecnologías en la nube, realizó una encuesta acerca de las certificaciones mejor pagadas en la cual obtuvieron los siguientes resultados:

  • El 80% de las personas encuestadas consiguieron un aumento directo en el salario después de obtener una certificación.
  • Para el 52% de los encuestados las certificaciones aumentaron sus oportunidades de carrera.
  • El aumento medio en el salario IT por adquirir certificaciones está entre $12,000–$13,000 USD.

Casi todos los proveedores tienen certificaciones orientadas a gente sin experiencia y nos proveen de plataformas para poder conseguirlas. Por ejemplo, AWS nos ofrece la certificación de AWS Cloud Practitioner, Microsoft tiene Azure Fundamentals, y aunque Google no contempla una como tal, sí que disponemos de otras plataformas que nos ofrecen estos conocimientos, por ejemplo Cloudera.

Además tenemos un sinfín de información en internet, desde cursos, videos, artículos, documentación oficial.. que siempre nos puede ayudar a mejorar nuestro conocimiento.

Algunas plataformas de formación que recomendamos desde Keepler son las siguientes:

  • A Cloud Guru
  • Whizlabs
  • O’Reilly Safari
  • PluralSight
  • Qwiklabs

5- Aprender de errores ajenos

Los proveedores de servicios cloud nos ofrecen un amplio abanico de posibilidades para trabajar de manera rápida y ágil, pero un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Es importante aprender de los errores ajenos sobre todo cuando somos novatos, para así no volver a cometerlos en el futuro. Algunos ejemplos podrían ser:

  • Utilizar más o menos recursos de los que necesitamos realmente.
  • Construir a mano la infraestructura en vez de utilizar herramientas como CloudFormation o Terraform.
  • Otorgar permisos innecesarios a los roles.
  • Asumir que la seguridad en la nube es siempre mejor.
  • Ignorar avisos de herramientas como Trusted Advisor o Azure Advisor.

En los entornos en la nube se trabaja con el principio del “Pay-as-you-go” o pagar por lo que consumas. Así que es muy importante terminar las instancias de aquellos servicios que no estemos utilizando o no se vayan a utilizar para no disparar el gasto.

 

 

Bonustrack: ¿Quieres aprender cloud pública?

En Keepler hemos creado un Cloud Learning Path que te guiará en el camino. Podrás adentrarte en el mundo cloud según tu nivel, comenzando por Apprentice, Expert o Master of Clouds. Accederás a recursos, a lecturas recomendadas, a las certificaciones asociadas que deberías obtener… Y si quieres ponerte a prueba, también tenemos un breve test para que puedas conocer tu nivel en entornos cloud. Siempre estamos buscando especialistas en cloud pública, así que si te interesa trabajar en Keepler, envíanos tu CV.

 

Imagen: Pexels | @pixabay