Preguntas que deberías hacerte antes de migrar a la nube pública

migrar-a-la-nube-publica

Un vistazo rápido por internet acerca de este tema nos arroja una serie de conclusiones: el proceso de toma de decisión en sí, junto con los costes, ocupan el mayor porcentaje de la literatura al respecto. Hay ciertas menciones a la transformación digital, así como marcado sesgo comercial en muchos de los contenidos. Intentaremos a lo largo de la siguiente entrada llevarte a las reflexiones que te harán saber si estás preparado para dar ese paso, y si al ejecutarlo, vas a encontrar más ventajas o inconvenientes.

“Un hombre indeciso llega con cada paso a varias alternativas, es decir en la situación de ver que es realmente un ser libre. Un hombre decidido no tiene ésta desventaja.”

– Lucian Blaga –

La primera pregunta que debemos hacernos es acerca de las motivaciones de esta decisión. ¿Se trata de alguna moda pasajera? ¿No concebimos que nuestra empresa no esté a la última con las buzzwords más trendies del momento? ¿Transformarse o morir? Si este es el caso, por favor no siga leyendo, para una adecuada gestión de expectativas, debo decirle que aquí no va a encontrar material para esa presentación que quiere elaborar. Usted ya ha tomado la decisión arbitraria de ir a la nube por alguna suerte de imposición y el ejercicio de reflexión que le propongo no va a resultar. Existen demasiadas circunstancias en las que migrar a la nube los procesos y herramientas de una empresa no es factible y/o rentable.

“Explica las ventajas/beneficios, no las características/funcionalidades.”

Franck Scipion

A menudo hablamos sobre las ventajas de este conjunto de tecnologías, recitamos obedientemente los términos: elasticidad, alta disponibilidad, resiliencia y ubicuidad. Estas etiquetas tienen la fuerza de un axioma en la actualidad. Casi obligados caemos en el argumento falaz de que como la nube cuenta con esas características, estas se traspasan mágicamente a nuestro proyecto, solución, empresa o X que entre en conjunción con la propia nube. ¿Acaso hace más estable un único servidor con el correo, la web, siete bases de datos y un CRM de código abierto, el estar en Oregón alquilado por horas en lugar de existir físicamente en la planta semisótano? Llevarse los servicios a la nube a menudo implica cambios estructurales en la forma de concebir la informática de nuestra empresa. ¿Estamos preparados para la transición? ¿Tenemos los recursos para hacerlo? ¿Ve todo el equipo implicado las ventajas del cambio?

“En los días que corren la gente sabe el precio de todo y el valor de nada.”

– Oscar Wilde –

Otro área de reflexión obligatoria son los costes, tanto monetarios como de esfuerzo. La clave del paradigma en la nube es pago por uso. Esto deriva en pagos variables, y esto no siempre es fácil de digerir para muchas empresas. Aunque podemos utilizar las hojas de cálculo, estimaciones y herramientas que queramos, es más que probable que no acertemos con precisión. La clave para comprender por qué compensa utilizar servicios en la nube frente a la adquisición de infraestructura está en evaluarla como gastos operativos (OPEX) en lugar de gastos de capital (CAPEX). Sin embargo, esto sigue siendo una decisión intrínseca a la empresa, y a su forma de generar valor. ¿Es la tecnología un medio o un fin para nuestra situación?

Si le das a un niño un martillo, le parecerá que todo lo que encuentra necesita un golpe

– Abraham Maslow –

Tras varios años trabajando en la nube como nativo digital creo que las verdaderas bondades del uso del cloud computing radican en su capacidad de interconectar y aglutinar todas las herramientas técnicas existentes y venideras, dotándolas del soporte vital necesario para que crezcan, se reproduzcan y mueran. Es el medio que las rodea y alimenta. ¿Es posible hacer Big Data sin la nube? ¿Podría existir Netflix sin Amazon? ¿Se puede hacer Machine Learning en mi CPD? Indudablemente, no hay una única respuesta para estas preguntas. La nube da lugar a nuevos modelos de negocio, permite transformar otros y es el camino más flexible para cubrir los requisitos del mundo actual (en los ámbitos laboral y personal).

Si miramos al conjunto de la sociedad, con la democratización del acceso a internet, estamos claramente orientados a adoptar esta postura. Un mundo constantemente conectado, que tiene su correo accesible a través de un servidor web, copias de sus ficheros en remoto y ejecuta el cómputo necesario para el manejo de su información en plataformas mediadas a través de interfaces web.

 

Imagen: Unsplash | @arthurbizkit

Cloud Architect en Keepler. "Desarrollador apasionado del software libre y la informática en la nube. Me encanta programar, aprender y compartir. Mis últimos trabajo están relacionados con Microservicios y Serverless, Desarrollo de aplicaciones móviles híbridas y Visualización de Datos".

Port Relacionados

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.